Esta soy yo hoy: abril 9, 2012.

SamanthaJimenez_Resume_2012

“In Time” by Jorge Luis Borges.

Lately, I’ve been thinking about my life and what I want to do with it. While doing this, I found myself reading through old posts in my blog and found a post from a year ago: a poem by Jorge Luis Borges. I don’t remember exactly what I was thinking when I posted it but reading it again felt good. Somehow I had forgotten about it. I am pretty sure it means a whole new different bunch of things to me today than what it meant a year ago. So, while I keep musing about my life, asking questions and looking for answers, I am posting it here again. This time in English because I want to tweet it and 63% of my followers on Twitter speak English as a first language. I have always hated how poems in Spanish are translated to English. Guess the only way to get things done right is to do them yourself, so here you go: the translation in English to one of my favorite poems by Jorge Luis Borges: Con el Tiempo.


“In Time” by Jorge Luis Borges.

In time, you learn the subtle difference between holding hands and chaining a soul to you, that love does not mean to sleep with someone and a relationship does not mean security; and you begin to learn that kisses are not contracts and gifts are not promises; and you begin to accept your own defeats but keeping your head high and your eyes open.

And you learn to build your every path based on the present, because the ground tomorrow holds is too uncertain for planning… and the future always finds a way to get broken in pieces half way through it. And in time, you learn that in excess, even the warmth of the sun could burn you. That you should plant your own garden and decorate your own soul, instead of hoping for someone else to bring you flowers. And you learn that you can really hold on tight, that you are really strong enough, that you are worthy, and that with every day that passes… you learn something new.

In time, you learn that to be with someone just because that someone could give you a better level in life in future, it really means that sooner or later you will want to return to your past.
In time, you understand that only someone who is able to love you with every one of your flaws, without trying to change you, could bring you all the happiness you wish for.
In time, you realize that if you are next to someone just because you don’t want to be alone, you will hopelessly end up not being able to even want to see that person ever again.
In time, you realize that true friends are worth much more than any amount of money.
In time, you get to understand that true friends are just a few, and that if you don’t stand by them, sooner or later you’ll see yourself surrounded only by false friendships.

In time, you learn that words said in a moment of wrath can continue hurting people for a life time.
In time, you learn anyone can excuse someone but it takes a great soul to really forgive.
In time, you understand that if you have hurt a friend extremely hard, it’s very likely that the friendship between you both will never be the same again.
In time, you realize that everything you have lived with each and every person is unique.

In time, you realize that anyone who despises or humiliates any human being sooner or later will undergo the same humiliations and scorns multiplied to the square.
In time, you understand that rushing things or forcing them to happen will only cause them to end up being something far from what you hoped for.
In time, you realize that in fact the best thing to live for was not in the future, but in the exact and precise moment you were living every minute.
In time, you will see that even though you are happy with the ones who are by your side, you will long terribly for the ones who were with you yesterday and are long gone.
In time, you will learn that to try to forgive or ask for forgiveness, to say “I love you”, to say that you miss, to say that you need, to say that you want to be a friend, before a grave has no sense at all.

Instrucciones para Cantar


Ilustración por nicolasaottonello

Instrucciones para cantar.
Julio Cortázar.

Empiece por romper los espejos de su casa, deje caer los brazos, mire vagamente la pared, olvídese. Cante una sola nota, escuche por dentro. Si oye (pero esto ocurrirá mucho después) algo como un paisaje sumido en el miedo, con hogueras entre las piedras, con siluetas semidesnudas en cuclillas, creo que estará bien encaminado, y lo mismo si oye un río por donde bajan barcas pintadas de amarillo y negro, si oye un sabor pan, un tacto de dedos, una sombra de caballo. Después compre solfeos y un frac, y por favor no cante por la nariz y deje en paz a Schumann.

Shift

“If you’re going to try, go all the way. Otherwise, don’t even start. This could mean losing girlfriends, wives, relatives and maybe even your mind. It could mean not eating for three or four days. It could mean freezing on a park bench. It could mean jail. It could mean derision. It could mean mockery- isolation. Isolation is the gift. All the others are a test of your endurance, of how much you really want to do it. And, you’ll do it, despite rejection and the worst odds. And it will be better than anything else you can imagine. If you’re going to try, go all the way. There is no other feeling like that. You will be alone with the gods, and the nights will flame with fire. You will ride life straight to perfect laughter. It’s the only good fight there is.”
— Charles Bukowski

La mejor receta de hot cakes/pancakes del mundo

Advertencia: Si es usted uno de esos solteros(as) que despierta crudísimo todos los fines de semana y que le da güeva la gente feliz con pareja desista de leer y regrese en unos años cuando la hormona se domine.

Cherry Ricotta Pancakes + Maple Syrup

¿Qué hace una mujer que no trabaja y se queda en casa para no volverse loca? Cocinar. Mucho y cada vez mejor. Por lo menos eso fue lo que yo hice por el año y cachito que estuve sin trabajar en Phoenix. Cociné cenas como filete de róbalo con duraznos a la parilla, cociné lunches como sandwiches de triple rebanada de pan de pasas y cociné desayunos, que son los que más disfrutamos Carlos y yo. De hecho, siempre he pensado que las parejas que están destinadas a estar juntas son las que aman los desayunos. Esa búsqueda por los mejores lugares para los desayunos tardes del fin de semana, el amor por los huevos – sin albur– en todas sus presentaciones, el olor de un buen café (y saber distinguir lo que es un buen café) y la pasión por los hotcakes.

Si me preguntan, voy a quejarme de todo el tiempo que pasé sin trabajar. Diré que fue aburrido, tritste y solitario. Diré que me hizo falta trabajar y que no sé qué pasó con mi vida todo ese tiempo. Lo que jamás podré decir es que no disfruté aprender a cocinar y sobre todo sí puedo decir una cosa en particular: encontré la receta de hotcakes perfecta. (Inserte aquí su comentario de que sí, soy una ñoña).

Si usted piensa que hacer hotcakes es comprar una cajita de La Negrita, estrellar un huevo, agregar leche y freír, está usted loco. Lo que usted lleva comiendo no son más que un remedo de lo que deberían de ser los verdaderos hotcakes. Y yo, con todo mi tiempo libre, me dediqué a hacer todas las recetas de hotcakes que me encontré para desayunar por incontables fines de semana. Unas veces quedaron demasiado chocolatosos (¿verdad, Eka?) que parecía que estaba comiendo un chicloso, otras veces quedaron tan delgaditos como papel cebolla. Pero la búsqueda rindió buenos efectos.

Hoy, en mi total y absoluta expresión de ñoñez, quiero compartirles mi receta. Es, por mucho, la cúspide de mi comportamiento de niña teta (aunque estoy segura de que Gina o Mojo tienen en mente algún acto que es peor que compartir “la receta perfecta de hotcakes”). Así pues, sean condescendientes con mi complejo de niña bien portada de puro diez en la escuela y cocinen por lo menos una vez estos putos hotcakes. Les prometo, que no se van a arrepentir.

Read more…

Dallas Zoo

This slideshow requires JavaScript.

Hace una semana fuimos al zoo de Dallas. No es un zoológico enorme, pero fue bastante divertido. La verdad es que casi sentí alivio cuando llegamos porque había de todo tipo de animales. En Phoenix sólo tienen animales que soporten calor extremo, entonces es casi como ir a ver sólo animales de desierto. La ventaja del zoo de Dallas es que puedes ver a los animales muy de cerca.

En resumidas cuentas, los pingüinitos africanos tienen el mismo complejo de los perritos chihuahua: te agreden, aunque son chiquitos, como si fueran el pinche pingüinote emperador gigante; los mandriles sí son de mi familia y las hembras también tienen un problema de “caracter fuerte” por no decir neuróticas ;) ; los cheetahs están enamorados; y las jirafas son igual de aburridas en todas partes del mundo. :D

 

¡Besitos!

Día de Muertos en Gringolandia

 

Ofrenda a Frida Kahlo

 

Es bien difícil de imaginar un Día de Muertos en el que no haya calaveras por todos lados, pan de muerto en cada panadería con la típica gordita nalgona que se encarga de organizar la partida del pan con su chocolatote, los cempazúchitl naranjas que son tan bonitos pero tan parcos, el olor a copal, las veladoras y todas esas cosas que invariablemente venían con el 2 de noviembre. Uno da por hecho que la vida viene con todo esto incluído hasta que uno sale de México y vive en un país diferente.

Sí claro, hay mexicanos acá pero lo que la mayoría de los mexicanos quieren es encajar en este país tan duro y renuente a ellos. Muchos festejan en Jalogüín pero pocos logran festejar el Día de Muertos como se debe. Por todos lados corren las máscaras de Frankenstein y los colmillos de Drácula. La gente llena el frente de sus casas con cementerios falsos y brujas voladoras. Ah, pero no trate uno de explicarles lo que es el Día de Muertos porque se espantan. “Scary” dicen cuando uno les platica que se celebra a la muerte.

Acá di gracias a Dios este año por el pan de muertos Bimbo, que en cualquier otro año jamás hubiera ni comprado al irme a atascar mejor un pan de la panadería Suiza. En plena nostalgia por las calacas me encontraba yo cuando decidí que me daba güeva seguir extrañando a mi Mexiquito lindo. Me agarré mis chones y fui a pedir permiso para poner una ofrenda en la agencia. Ustedes pensarán que cuál es el gran pedo. Acá todo, todo es políticamente correcto. Nadie habla de religión, de preferencias sexuales, de costumbres personales, ni siquiera de lo que se hizo el maldito fin de semana anterior. Así que pedir permiso para poner una ofrenda a la muerte, costumbre basada en principios prehispánicos adoptados por la religión católica no es hecharse cualquier caquita. Es difícil olvidar que de los 650 empleados de Richards Group, somos apenas unos veintitantos hispanos. Acá te portas “corporate” o te ven feo.

Así como la India María – Con su Miedo no anda en Burro– me aventé. Y me dieron permiso. Así que a preparar una ofrenda decente para que toda esta bola de gringuitos sepa qué chingados es el Día de Muertos. Ahora, encontrar papel picado y cempazúchitl aquí no es fácil *ni barato*, pero lo logré. Me animé tanto que hasta calaveritas de azúcar hice en casa (de esas sí, no hay ni una. Ni unita por esto lares). Puse la ofrenda y creo que fue un éxito. No tengo idea de si alguien se ofendió (sí, puede sonar increíble pero es posible) pero no me importa. Este país tiene más hispano-parlantes que España y para el 2020 el 40% de la población será de origen extranjero. Es hora de que abran cancha pa lo nuevo.

Mucha gente visitó la ofrenda. Unos con cara de “Ouh, que interesantei” y otros con cara de qué pedo. Hubo una que me preguntó que por qué celebrábamos a Frida, sin la menor idea del Día de Muertos. Lo que sí nadie puede negar es que el mundo podrá acabarse pero cucarachas e hispanos habremos vivos en todos lados.

This slideshow requires JavaScript.

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.